<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10751976\x26blogName\x3dla+estaci%C3%B3n+fantasma\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://estacionfantasma.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://estacionfantasma.blogspot.com/\x26vt\x3d-7853745699398551358', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

la estación fantasma

21 junio 2005

Cinefobia


Una simpática instantánea de la santa y un servidor en el momento de escoger película:
- Decidido, vamos a la de Von Trier.

- Pero cariño, nooooooooooooo...


Aprovechando un virus que corre por los blogs, el compañero Nacho nos invoca a servidora y a cuatro colegas más para responder cinco preguntas relacionadas con las pelis. Y como esto de hacer listas mola y es una cosa muy pajera, aquí voy puntualmente con mis respuestas.

Eso sí, uno es como es y no puede limitarse a responder las cinco preguntitas y listo, como un blogero normal. Noooooooo, yo tengo que prologar, justificarme, divagar, darles la paliza en suma. Porque para entender mis respuestas primero hay que tener en cuenta que lo mío con el cine es una relación de amor/odio, que con el tiempo va inclinándose hacia el reverso tenebroso. Y eso que en la adolescencia yo era una máquina de ver películas. Pero en la tele, como todos los que tengan entre los veintimuchos y los treintaytantos. A los más jóvenes les va a parecer como de otro mundo pero cuando yo tenía diez o doce años (y había únicamente dos cadenas televisivas) podías disfrutar de cosas como aquellos ciclos de Chicho Ibáñez Serrador (ese mítico "Mis terrores favoritos"), ciclos de comedias o cine negro los martes, los de directores y actores los jueves, el cine club de madrugada (¡casi todas las madrugadas!) con ese cine intelectual en V.O. que a ti y a mí tanto nos pone. Esa Sesión de Tarde del fin de semana donde te veías unas de aventuras quepaqué o ese Sábado Cine con los peliculones tipo "Esplendor en la hierba" o "La gata sobre el tejado de zinc" que marcaron la juventú de nuestros padres... En fin, eran otros tiempos, más inocentes, en los que se pensaba que la televisión de calidad podía formar el gusto del espectador. Pobrecitos, gracias a Dios el tiempo ha demostrado lo equivocados que estaban. Ahora, el ver películas gratis y buenas en la tele se ha trocado en un pagar por un productivo DVD (productivo para las empresas, primero te vendieron el VHS y ahora te venden lo mismo pero en disquito) o el canal de pago que toque.

No, no discuten sobre Von Trier. Rosalind Russell y Cary Grant en "Luna nueva"

Según iba pasando el tiempo (y me iba volviendo cada vez más cascarrabias pero no más sabio) me he ido cansando del cine, ya todas las películas me parecen mediocres y sin gracia y al salir del cine me comporto como el abuelo Simpson, murmurando para lo bajo; "estapelículaesunamierdaymiracomolesgustatodoelmundoesidiotamenosyo". Todo ello bajo los efectos de una indigestión de palomitas o gominolas totalmente roto después de tres horas de soportar un "Retorno del Rey", un "Troya" o un "Spiderman 2". De todo lo que veo en un año me gustan tres o cuatro películas máximo y el resto se me olvidan a no ser que sean espectacularmente ridículas ("Ringu") o espectacularmente malas (es difícil olvidar una película de Manoel de Oliveira por ejemplo, toda una experiencia muy recomendable de superar al menos una vez en la vida para templar el espíritu, como la extracción de tres muelas o una peritonitis).

No sé porqué me ocurre esto, sin duda es una carencia mía porque a mi alrededor todo el mundo está encantado con el cine. Y así he acabado por ser el espectador con menos prejuicios para el séptimo arte que existe; detesto todas las cinematografías mundiales por igual. Lo mismo me da una superproducción hollywoodense siempre contando la misma historia que una independiente que torpemente oculta con palabrería la falta absoluta y alarmante de talento o las de serie gore Z que es lo mismo que una comercial pero en (más) tontorrón. Ni las europeas, nadando siempre entre el aburrimiento de un cine comprometido e "intelectual" cutre y mal rodado y la torpe imitación del cine norteamericano. Y no digamos las prestigiosas películas del tercer mundo o mi última bestia negra, el cine oriental.

Así que hecha la oportuna aclaración comenzamos:

Número de pelis: Compradas creo que tengo tres en VHS y a estas alturas mi madre las habrá tirado ya; "Freaks" de Tod Browning en espiquinglis porque no la encontraba por España, y dos de dibujos japoneses; la peli de "Maison Ikkoku" y "Perfect Blue" de Otomo y Kon. Y ya. Impresionante, ¿verdad?. Deuvedés no me he comprado en la vida, sólo para regalar, ni siquiera tengo reproductor. Comprendan que yo provengo de una generación para la que una película contada en diez minutos en el recreo entre bocao y bocao al donuts te valía como vista. Las pelis las veías en la tele o en el cine, se las contabas a los colegas y listo (y ahora me las bajo de las malvadas redes p2p, las veo y las borro, que es algo parecido).

Última comprada: La caja de "El señor de los anillos" versión ladrillo-extended-ultimate "a ver si tienes cojones de vértelas todas seguidas". Regalo para mi padre que es fan fatal del libro y las películas. Mereció la pena el pastón desembolsado por verle disfrutar como un crío, lo malo fue para el resto de la familia que tuvieron que sufrir las sopotocientas horas más aburridas de sus vidas.

Última que vi: En el cine, a veeeeer, que pienseeee... Cariñoooooo, ¿cuál fue la última?. No se acuerda. ¿Se pueden creer que ya tampoco me acuerdo?, esa es otra, que voy al cine y a los dos días ni me acuerdo de las películas, será el Alzheimer... En casa sí, ayer me ví de una sentada "La amenaza fantasma" (¿por qué coño se titula esta película así?, ¿dónde está el fantasma?) y "El ataque de los clones", bajadas, vistas y borradas a toda velocidad. De la historia no me acuerdo de nada ya, pero eso sí, salen unas naves preciosas, unos escenarios de lujo y unas batallas que dan ganas de aplaudir y hasta de hacer la ola, impresionante el trabajo de técnicos, diseñadores y animadores, el verdadero talento del cine de entretenimiento norteamericano moderno reside en esta gente. Sólo de imaginar la adaptación en pantalla grande del "Pensad en Flebas" de Iain Banks que se podría hacer me pongo a ovular. Esas batallas de naves dentro de naves...

La última que me gustó en el cine fue "Los increíbles", la última que me gustó en casa fue una comedia española que parecía que iba a ser una chorradita santiagoseguresca y resultó ser un entretenimiento bastante digno y divertido: "El robo más grande jamás contado".

Próxima que voy a ver: Supongo que "Batman Begins", pero esto por más por fastidiar a la santa que por ganas. Es que todavía me duele el talego que solté por ver la versión americana de "La maldición", película que ha marcado un antes y un después en su vida y que a mí ya me está empezando a amargar la existencia. Levantando el puño juré ante el cartel de "próximamente; Batman Begins" que algún día me vengaría y lo cumpliré, vaya que sí. Lo que me jode es que esta de Batman seguro que le acaba gustando más a ella que a mí.

MacLaine y Lemmon en "El apartamento"


Cinco películas con significado especial.

"Luna nueva" de Howard Hawks (podría poner "La fiera de mi niña" también, la que usteden prefieran). Los clásicos de la screwball comedy demuestran porqué el cine ha degenerado tanto, en los años dorados de Hollywood se tenía muy presente la importancia fundamental del guión. Lo que no quitaba para que los guionistas estuvieran considerados un poco por encima del concepto de "puta barata" pero al menos los productores pensaban que no bastaba con las estrellas, que se necesitaba una historia medianamente inteligente que atrajera al público a las salas. Esta película, basada en un éxito teatral adaptado cuatro veces al cine, tiene un ritmo de ametralladora escupiendo diálogos brillantes a un ritmo de diez carcajadas por minuto y gasta una mala leche contra la corrupción política y policial, la prensa y hasta el psicoanálisis que ya quisieran muchos, demostrando que la comedia es el género más difícil y superior a todos los demás. Y, sobre todo, sale Cary Grant, mi ídolo absoluto, yo de mayor siempre quise ser el Cary Grant de las películas.

"La noche del cazador", de Charles Laughton. El histriónico y genial actor obeso firmó una sola película en su vida, pero qué película; hermosísima, surrealista, onírica, poética. El tramo del viaje de los dos niños en barca es algo que no se me olvidará jamás; "once upon a time there was a pretty fly...". Y ese Mitchum como predicador psicópata del que tanto ha aprendido Robert de Niro...

Siente a un pobre a su mesa en "Plácido"

"Dos en la carretera" de Stanley Donen. La cinta que mejor refleja lo que son las verdaderas relaciones de pareja y el matrimonio, muy lejos de la falsa idea del "amor" que el cine americano nos ha vendido y nosotros nos hemos creído gustosamente. "¿Qué clase de personas pueden pasarse horas y horas sin hablarse?. "Los casados". Sí queridos, el matrimonio era esto. Además la preciosa música de Mancini y maravillosos viajes en automóvil por una esplendorosa Francia en los no menos esplendorosos años sesenta. Y Audrey Hepburn (a pesar de los modelitos de Givenchy...).

"El apartamento" de Billy Wilder (en dura pugna con "Uno, dos, tres" la película que he visto cien veces y cien veces me he reído en todos los chistes). La dura historia de un triste oficinista o esclavo asalariado (que enorme es Jack Lemmon, de los pocos actores capaces de hacer de persona normal y que te lo creas) que deja su apartamento como picadero a sus jefes, mientras el pasa el rato bajo la lluvia, solo en los parques pensando en mejorar. Cosa que le sirve para ir ascendiendo en la empresa (dejar el piso como picadero, no pasarse las noches por ahí). Hasta que se enamora del ligue de uno de sus jefes... Película que todos los oficinistas que en el mundo somos tenemos como fetiche (también queríamos una novia ascensorista como Shirley McLaine). Incluso aprendimos a colar los spaghettis con mucho arte y una raqueta de tenis. Quizá sería más redonda sin el final feliz, pero es tan amarga en el fondo (a pesar de los golpes de humor) que dicho final se agradece.

"Plácido" de Berlanga. Viendo esta película uno no puede evitar vocear: "Lo que necesita el cine español es otro Franco, ¡cojones!". Lamentables exhabruptos fascistas aparte, es increíble que Berlanga (y Azcona) le colaran a la censura esta historia demencial y patética del pobre repartidor que tiene que pagar la última letra de su motocarro durante la Navidad en una pequeña ciudad de provincias. Brutal y negrísima, es el certero retrato de un microcosmos miserable, descarnada hipocresía implícita en la falsa caridad cristiana (a ver quien hace una versión moderna pero con oenegés). Tremenda la escena de la boda del moribundo por empeño de las beatas locales. Pero es que encima es divertidísima. Y sale toda la plana mayor de la mejor escena actoral española de todos los tiempos: Jose Luis López Vázquez (el mejor actor español en su mejor papel, ahí es ná), Cassen, Manolo Aleixandre, Agustín González, Julia Caba Alba, Amparo Soler Leal... En fin, ¿se acuerdan cuando en España había actores que sabían declamar y no niñatos/as de medio buen ver que murmuran cosas ininteligibles mientras ponen cara de pena?. O peor aún, dan voces como la urraca parlanchina que atiende al nombre Pene (como se la conocía en mi/su pueblo) Cruz.

En fin, me ha quedao de un clásico yanquófilo (o como se diga) que ni Garci y sus amigotes, pero qué le vamos a hacer, no me duelen prendas en reconocer que para esto del cine estoy gustosamente colonizado por Hollywood (y todos los europeos como Wilder que la hicieron grande). Acabo, aunque me duela dejar fuera "Teléfono rojo", "Charada", "La jungla de asfalto", "Misterioso asesinato en Manhattan", "Senderos de gloria", "El hombre que pudo reinar", "En bandeja de plata", "El fantasma del paraíso", "Uno de los nuestros", "Apocalypse Now", "La fuga", "Ojos negros", "Amici mei", "El guateque", "Oro en barras", "El verdugo", "Atraco a las tres"... Y es que a pesar de todo la infancia tira mucho y todas aquellas noches perdidas viendo películas sirvieron para que siga insistiendo, esperando recuperar aquella bendita sensación de emoción y arrobamiento que experimentaba descubriendo películas sentado con la nariz pegada a la pantalla de televisor hasta las tantas de la madrugada.

"La noche del cazador"


P.D: Por cierto y aunque no venga al caso, manda cojones que si en Google buscas imágenes de "El apartamento" te salgan chorrocientas mil, pero si buscas de "Plácido" salen cuatro mal contadas y de páginas extranjeras la mayoría. Impresionante la presencia cultural española en internet.

8 Comments:

At 12:52 a. m., Blogger La Dama Blanca said...

ains, Mis terrores favoritos me daban mucho miedo...a lo mejor porque era muy pequeña, pero Perfect Blue...yo también me la compré :P jejeje.

Oye, que suerte tener un padre así, no?

 
At 11:10 a. m., Anonymous Llosef said...

Jajaja, fonz, qué tiempos aquellos en los que en la tele compaginaban un ciclo de Fritz Lang en la primera cadena centrado en su etapa americana, y en la segunda cadena otro dedicado a su etapa alemana...

Más: hace unos días vi una peli que tenía grabada en vídeo. Se trataba de la excepcional "La isla de las almas perdidas", de Erle C. Kenton, no recuerdo ahora si del año 32 o 33. Se trata de una versión de "La isla del Dr. Moreau" de Wells, con un Laughton increíble haciendo del doctor M. Bien. Pues resulta que la grabación estaba en V.O.S., nada extraño hasta aquí, pero cómo se me quedó la cara cuando en la esquina inferior derecha vi el logotipo ese que ponen indicando el canal. Era el de la primera de TVE. ¿Lo puedes creer? Pues yo, si no lo hubiera visto con mis ultramiopes ojos, pues no. Pero hubo un tiempo en que eso existió, fue real.

Lo del cine de ahora, decir que me he identificado con lo que has escrito es poco...

Saludos: Llosef.

 
At 1:56 p. m., Blogger fonz said...

Dama,

Pues "Mis terrores favoritos" era un clásico en el recreo del martes. Nosotros, que éramos un poquito bestias, nos regodeábamos en analizar conciencudamente los detalles más sangrientos; "¿viste ayer la de zombis cuando se comen el intestino de un tío?", "bah, si se notaba un güebo que era una cuerda". Pero te reconozco que con alguna me costó dormir, sobre todo si era de vampiros.

Ah, y piqué con "Perfect Blue" porque por aquella época estaba alucinado con Satoshi Kon y su "Regreso al mar", pero no era lo mismo, no.

Lo de mi padre..., pues si te dijera que él fue quien metió tebeos de Spiderman en casa y que hasta bien entrados la sesentena todavía se hacía tres o cuatro colecciones de la Patrulla-X...

 
At 1:58 p. m., Blogger fonz said...

Llosef,

Vaya que si me creo lo de "La isla de las almas perdidas" (con aquella mujer pantera tan femme fatale). Adivina quien la tenía grabada en vídeo junto a "El malvado Zaroff", otra joyita de los años treinta... Pero por falta de espacio acabé tirando todas aquellas películas grabadas de la tele que se veían de pena ya. Ahora todas aquellas cintas marca "Continente" (180 o 240) no son más que lágrimas en la lluvia...

Y lo de Friz Lang me ha puesto el vello de punta, me acuerdo que un jueves te veías "Furia" y al martes siguiente "La mujer en la luna" (sí, también echaban pelis mudas por la tele, es increíble pero cierto), lo que daría por ver esta rara peli de cf otra vez... En fin, ahora a los chavales les queda el peliculón de Antena 3, esto sí que es para hacer una manifestación, joder.

 
At 11:07 p. m., Blogger La Dama Blanca said...

Fonz, que envidia tener un padre así!!!!......jo, a mi es que me tocó "una breva podría" osease, ni siquiera un padre normalito, pero habría flipado con un padre como el tuyo. Te envidio.

Creo que voy a buscar en la mula las pelis que has dicho :), que no las conozco y me ha entrado curiosidad.

Saludos Caballero Fonz

 
At 5:10 p. m., Blogger Xoota said...

"En fin, ahora a los chavales les queda el peliculón de Antena 3, esto sí que es para hacer una manifestación, joder."

Uf. Yo diré que la gente ahora prefiere el peliculón de Antena 3 que ponerse a ver un ciclo de Tarkovski, pero bueno. Las cosas han cambiado.
Yo me siento completamente gamba en cuanto al cine americano, pero vamos, tampoco es problema, mis amigos me darán un par de collejas y me sentarán en su salón en un megaciclo en plan el final de la naranja mecánica. Así, sin pestañear...

 
At 1:33 p. m., Blogger Nacho said...

Joer, lo del cine de entonces en la tele al cine de ahora es de juzgado de guardia. Me daba igual que fuese el ciclo del Western, que el de Alfred Hitchcock, Fritz Lang, Paul Newman, Robert Redford o Rita la Cantaora. Teníamos una cierta calidad. Pero esta forma de programar desapareció con las privadas y la maldita necesidad de convertir TVE en una más, y ahora, a efectos de clásicos, tenemos que contentarnos con la ración semanal de la cuadrilla del humo.

Sobre la lista de películas, me pongo a tus pies porque me ha encantado. No sólo las 5, sino también todas las que citas después. Aunque servidor, en vez de con "Luna nueva" se queda con la versión de Billy Wilder, ¿"Primera plana"?. Creo que tiene un porcentaje superior de mala hostia y crítica sibilina. Aunque entonces se habría caído "El Apartamento", y eso son palabras mayores.

 
At 3:50 p. m., Blogger fonz said...

Xoota,

"Uf. Yo diré que la gente ahora prefiere el peliculón de Antena 3 que ponerse a ver un ciclo de Tarkovski, pero bueno. Las cosas han cambiado."

Hombreeeee, que entre Tarkovski y "La amenaza fantasma" hay un término medio o un camino diferente. De mis películas favoritas, si te das cuenta, casi todas son comedias, porque estoy convencido de que el único pecado que no debe cometer una película, libro o tebeo o lo que sea, es aburrir, pero creo que no hay poner el listón por los suelos sólo por buscar la pura diversión.

Y siguiendo con ésto aquí hay un dilema importante que afecta a la tele en general; ¿se hace peor televisión porque es lo que quiere la gente o simplemente consumimos lo que nos echan?. Y otra cuestión sobre si el gusto del espectador puede (o debe) "educarse". Para mí lo más grave no es que se debiera estar educando al público con lo que veía yo, simplemente es que hemos llegado a un nivel en el que la programación cinematográfica de la tele es un absoluto erial y es bastante difícil ver gratis películas fundamentales de la historia del cine. Y así claro, si alguien no se ha visto el ABC de la historia del cine, no es de extrañar que "La amenaza fantasma" le parezca la leche...

Ah, sorry por lo del cine oriental ;-), espero que si ves cine americano "clásico" no seas tan prejuicioso como yo cuando mi novia me pone una de Kitano.

 

Publicar un comentario

<< Home