<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10751976\x26blogName\x3dla+estaci%C3%B3n+fantasma\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://estacionfantasma.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://estacionfantasma.blogspot.com/\x26vt\x3d-7853745699398551358', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

la estación fantasma

10 marzo 2005

¡Consumid, idiotas!


Eso mismo reza una pintada en la calle Maestro Victoria al lado del corteinglés de Preciados justo en el centro del Triángulo de las Bermudas consumista de Madrid. Sin duda estampada en la pared por algún amargado librepensador anarquista con la aviesa intención de chafarnos la fiesta al resto de honrados ciudadanos que nos limitamos a cumplir con nuestra obligación como obedientes elementos de la infernal rueda de trabajo-consumo que mantiene la maquinaria en marcha. Consumo que, a su vez, nos proporciona esa sensación euforizante que alivia y relaja la tensión provocada por la espesa capa de hastío vital en la que estamos metidos hasta el cuello. Y además nos evita tener que pensar demasiado, con todos los inconvenientes que eso conlleva; infelicidad, alienación, desprecio por nuestros semejantes, descuido de nuestra higiene personal... Vamos, una bendición.


El amargado borroneador de paredes públicas bien podría atender al nombre de Miguel Brieva y su pintada ser el tebeo/artefacto poético/fanzine (por espíritu) "Dinero" del que acaba de aparecer su cuarta entrega dedicada al consumismo. Mediante historietas cortas, tiras y viñetas de una página que a mí me recuerdan mucho a El Roto pero con un grafismo muy diferente, basado en la perversión del dibujo publicitario rancio, la propaganda más cutre y hasta el paternalismo idiota de los antiguos libros de texto, Brieva nos arroja en la cara la verdad evidente; que vamos lanzados a velocidad terminal hacia nuestra propia autodestrucción con una sonrisa maniática en la cara, en un ansia desaforada de acumular cosas para tapar el absurdo de una existencia vacía y estúpida. Y de paso restregarnos por los morros cómo nuestra opulencia se asienta sobre la miseria y el sufrimiento de miles de millones de personas como nosotros, la farsa de la democracia, lo hipócrita de nuestros valores en particular y la tontería reinante en general. Lo que decía, un aguafiestas.

Así que, en vez de ir a derrochar este fin de semana en su centro comercial favorito, salgan a pasear bajo el sol o la lluvia, a charlar, a echar unas risas, a hacer manitas, a disfrutar de todas esas cosas que todavía son gratis, siempre estamos a tiempo de cambiar las cosas. Porque en un día como hoy no viene mal tener muy presente que vas a trabajar todos los días a las siete y media de la mañana como un esclavo para que, al final, un hijoputa te mande volando por los aires por unos intereses que no son ni los tuyos ni los míos. Piensen sobre ello.

4 Comments:

At 2:16 p. m., Blogger Xoota said...

Ayer no me funcionaba esto de los comentarios. A saber por qué fue.

A mí dinero... no sé. Supongo que el Roto es más sutil, o el dibujo es más expresionista y menos pop... Pero mientras que el Roto me parece muy bueno, Miguel Brieva se pasa un poco de gamberro en unos aspectos, y pasa de la simple sátira al chiste soez demasiado rápido. Y no es por desprestigiar sus ocurrencias, porque tiene mérito lo que está haciendo.

Vamos, que el caso es que dinero no me termina de cuadrar... Aunque con esta opinión todo el mundo al que se lo digo se ofende, me llama "pureta", etc. etc.
--

PD: ¡Ya saben ciudadanos! Si no os gusta Dinero, perderéis amigos.

 
At 2:59 p. m., Blogger fonz said...

Se cayó el sistema de comentarios para todo blogger, por eso no podías postear.

Bueno, a mí el Roto me parece mejor gráficamente que Brieva, es tremendamente ingenioso, más sutil, incluso poético (la viñeta de hoy de El País, es un buen ejemplo). O como las viñetas e historias de Quino cuando dejó Mafalda, que podrían recordar lejanamente a lo que hace Brieva pero mucho más finamente.

Brieva es más, ejem, directo. El caso es que, es cierto, algunas veces si que traspasa la fina línea y cae en el chiste fácil (la viñeta dedicada a los programadores de televisión de éste último número, por ejemplo). Pero en general a mí me gusta bastante su contundencia, aunque quizá le estemos sobrevalorando porque no hay casi nadie que haga lo que él está haciendo ahora mismo.

¿Y por qué te llaman pureta?. Me temo lo peor, va a ser que está de moda decir que Brieva te mola. Hasta nueva orden, claro.

 
At 9:59 p. m., Blogger Xoota said...

Supongo porque soy el único que se atreve a poner a las cosas en su sitio y soy el "no es para tanto". Pero bueno, es por la manía también de que cosas que están bien se convierten en obras maestras en un abrir y cerrar de ojos... Y eso. Que tiene que haber uno que ague la fiesta... Unos se callan, otros lo dicen.

Pero por aquí, decir que Dinero mola está de moda.

 
At 12:34 p. m., Blogger fonz said...

Con esos alarmantes indicios de pensamiento independiente no vas a triunfar en ningún sitio, aviso.

Ya en serio, es curioso que un tebeo en el que uno de los principales mensajes sea el clásico "piensa por ti mismo" genere cierto borregueo. Cosas del ahora molas, ahora no.

 

Publicar un comentario

<< Home